Hacia una Ética de la Proximidad (III)

Desarrollo Moral y Ética del Cuidado

Hasta el momento hemos visto que la dialéctica de la praxis creativa y la verdad revelada nos permitiría llegar a discernir en conciencia el bien deseado por Dios.   Por lo tanto, y siguiendo a Mifsud, se requiere superar la vivencia de la conciencia moral en términos de:

a)      Una connotación caracterizada por lo negativo y lo prohibitivo, imagen de un Dios castigador en vez del Dios de Jesucristo como Padre preocupado por nuestra rehabilitación y la conversión.

b)      Una copia acrítica de la cultura o de la sociedad, negadora de la libertad humana.

c)      Una simple aplicación mecánica de leyes universales a las situaciones concretas.

Dejar de lado estos elementos implica una madurez de la conciencia moral por parte de quienes deseen realizarlo.   Al respecto, resulta importante preguntarse por el desarrollo (de la conciencia) moral que puede alcanzar una persona.

“La inquietud por lo moral, por la génesis y evolución del pensamiento moral, empieza a tener un auge creciente a partir de la segunda mitad del siglo XIX, y a partir de ese instante se convierte en objeto de reflexión e indagación permanente” (Bonilla, 2005, p.5)[1]

Una de las investigaciones más influyentes es la realizada por Kohlberg.   Este autor propone, a partir del trabajo de Piaget, “un modelo evolutivo del desarrollo moral que enfatiza la dimensión cognitiva” (Rodríguez & Díaz, 2005, p.252)[2], de manera que todos los individuos atraviesan por una serie de tres niveles prefijados o estadios y a cada uno de estos niveles los caracteriza con dos  componentes básicos: la forma en que se define que está bien y las razones para actuar bien.   La importancia del trabajo de Kohlberg ha resultado crucial y ha sido utilizado profusamente en las investigaciones y trabajos relativos al desarrollo moral.   Pero más allá de las características del trabajo de Kohlberg, deseo detenerme en Carol Gilligan y su trabajo sobre la ética del cuidado.

Para esta autora, discípula de Kohlberg, el trabajo de su maestro adolece de ciertos problemas.   Según Gilligan, la obra de Kohlberg expresa una visión masculina del desarrollo moral.  Señaló igualmente que las mujeres siguen un modelo de desarrollo moral distinto al del hombre, expresadas en los resultados del trabajo de Kohlberg.  Las categorías morales femeninas son diferentes a las masculinas en cuanto las primeras responden a variables de índole afectivo y afiliativo, ligadas a relaciones concretas y al contexto.   La moralidad femenina, siguiendo esta línea, se encuentra establecida más en términos de responsabilidad que de deberes legales.   En el caso de la mujer, las problemáticas morales surgen a partir de las responsabilidades y no, como ocurre en el caso de los hombres, de derechos en competencia.

En atención a esto “Gilligan encontró que, predominantemente, la voz de los hombres se centraba más en los derechos y la igualdad, y la voz de las mujeres se dirigía más a las relaciones, la atención y el cuidado.” (Santacruz, p. 2).   Siguiendo esta idea, llama a la ética masculina una Ética de la Justicia y a la femenina Ética del Cuidado.

La Ética del Cuidado es una ética basada en el respeto y la preocupación por el otro.  En términos generales[3] la ética del cuidado es una ética que se basa en el mundo de relaciones que se viven en el mundo, en la convivencia que día a día se origina.   Este tipo de ética supone que una mujer puede cambiar las reglas para mantener las relaciones pues lo más importante no es conseguir que se cumpla el derecho, sino la supervivencia de las relaciones.

La manera como las mujeres enfrentan sus elecciones indica la presencia de un lenguaje moral diferente, el cual permite la evolución y nos muestra el desarrollo de su pensamiento moral. Al respecto, se establecen tres momentos, los cuales se relacionan con el valor del yo en relación con los demás, y la aceptación del poder de elegir y la responsabilidad de la misma:

a)      Transición de egoísmo a responsabilidad

b)      Transición de bondad a verdad

c)      Transición de feminidad a adultez (Santacruz, p.6)

El primer momento pone de manifiesto un cambio notable en la manera de pensar: pasar de una reflexión egoísta a una nueva comprensión de las relaciones, en la cual existe una conexión con el otro, lleva a desarrollar el concepto de responsabilidad.    En el segundo momento se pasa de una actitud centrada en el bien del en exclusiva del otro a un reconocimiento del propio valor y sus derechos.   Finalmente, en tercer lugar se entiende la diferencia entre cuidar y complacer, asumiendo la importancia del cuidado tanto del otro como el personal con base en la responsabilidad.

Esta visión no masculina de la ética permite reconocer el valor del cuidado y de la responsabilidad hacia el otro, con sus características, premisas y particularidades sin olvidar la propia persona.   En un mundo gobernado por hombres, la posibilidad de abrirse a una ética femenina basada en la convivencia y la preocupación por el otro puede hacer creer las oportunidades de una mejor relación entre los diferentes componentes de la sociedad.

Por lo pronto, el desarrollo moral femenino posee una gran riqueza que puede ser aprovechada para reconfigurar la forma de pensar la sociedad y de cómo establecer la relación entre libertad, conciencia y desarrollo moral, y, centrándose en el objetivo de este trabajo, especialmente en el aula de clases.


[1] El tema del desarrollo moral no es un asunto netamente religioso, sino, muy por el contrario, la investigación teológica ha bebido a partir de ella para avanzar en su labor.

[2] El carácter cognitivo de los cambios se debe a que los cambios más importantes que se observan en la infancia con se índole cognitivo.

[3] Bastante generales, se debe reconocer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s